Transductor Pedoff
, , ,

CLÁSICOS IMPRESCINDIBLES

Laura Fernández Fernández

A pesar del continuo y significativo avance de las técnicas de diagnóstico en medicina, algunas de las pruebas más utilizadas, que pueden considerarse como clásicas, continúan manteniéndose en la actualidad.

El electrocardiograma (ECG) puede considerarse un ejemplo muy notorio de estas pruebas, pues mediante una exploración sencilla, rápida, no dolorosa y relativamente económica, continúa proporcionando una información básica y fundamental que no es posible obtener a través de otra exploración, y su utilización va más allá del propio ámbito del estudio del cardiópata.

En imagen, el modo M fue una de las primeras modalidades de ecocardiografía, anterior a la imagen bidimensional. Es una técnica monodimensional en la que se detectan los movimientos de una estrecha porción del corazón, y donde las mejores imágenes se consiguen cuando el haz de ultrasonidos incide perpendicularmente con las estructuras cardíacas.

El modo M tiene la ventaja de que posee una alta resolución temporal, y hoy día se utiliza para estudiar estructuras que se mueven con rapidez, por ejemplo las válvulas cardíacas, ya que con esta modalidad se pueden obtener hasta 1000 imágenes/s.

Los registros en modo M siempre están guiados por ecografía bidimensional, con el fin de obtener una buena alineación del cursor en los distintos planos.

Modo-M-blog

Registro en modo M a través de la válvula mitral

La gravedad de la estenosis aórtica se evalúa mediante ecografía Doppler transtorácica. Es la técnica de elección para la estimación de la gravedad de la enfermedad mediante la medida de la velocidad máxima del flujo aórtico. Asimismo, la técnica permite el cálculo del gradiente transvalvular sistólico máximo y medio y el cálculo del área valvular mediante la ecuación de continuidad. Y para este artículo, es otra prueba notoria de la perdurabilidad de técnicas o sistemas más antiguos.

El error más frecuente en la evaluación ecocardiográfica de la estenosis aórtica es la infraestimación de la gravedad debido a la interrogación no totalmente coaxial del chorro aórtico con el haz de ultrasonidos Doppler y, para solventar estas limitaciones, hay sondas especialmente diseñadas, como el transductor Pedoff o lápiz ciego, para realizar determinaciones espectrales con Doppler continuo sin imagen bidimensional.

Transductor Pedoff

Transductor Pedoff

 

Un operador entrenado puede crear una ventana destinada a evaluar la estructura de su interés cuando desea examinar a un paciente con hallazgos no convencionales. Aunque la tecnología actual permite una buena alineación del Doppler continuo guiado por la imagen bidimensional, la evaluación con una sonda de Doppler «ciego» en distintas ventanas ultrasónicas consigue gradientes transvalvulares mayores, sobre todo en el plano paraesternal derecho.

Más de 35 años después, el mantenimiento de los clásicos que han ayudado a varias generaciones de operadores sigue siendo imprescindible, y por más que avance la tecnología, no tienen competencia.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
previo-corazon-vino-ecografiacardiaca
, , ,

Un brindis con el corazón

Laura Fernández Fernández

Llegan las fechas señaladas, se acercan unos días más tranquilos para estar con familiares y amigos y empezar el año otra vez con fuerza.

Vuelven todo tipo de cavas, combinados, licores, y que no falte un buen vino; con ellos traemos de vuelta también los consejos para un consumo de alcohol responsable que cuide nuestros corazones.

Estamos acostumbrados a noticias que hablan del efecto proteccionista del alcohol en pequeñas cantidades sobre el corazón, y no lo estamos a las que muestran el lado desfavorable de su consumo. Los efectos dependen de la dosis de alcohol y del componente del sistema cardiovascular estudiado (el miocardio, las arterias coronarias o el sistema arterial periférico).

El vino rojo, por ejemplo, contiene uva, levadura y componentes fenólicos derivados de la madera, y se ha reconocido como un potente antioxidante. Cantidades moderadas pueden jugar un papel cardioprotector en relación a la enfermedad de las arterias coronarias, actúa favorablemente en la disminución de la agregación plaquetaria y en otros parámetros de la coagulación.

corazon-vino-ecografiacardiaca

Ilustración: Edgard Pablo Lecha

.

Sin embargo, el alcohol es un tóxico para el músculo cardiaco. Un consumo mantenido y excesivo puede debilitar el corazón y causar una miocardiopatía dilatada; el corazón se dilata y disminuye la fuerza de bombeo, provocando en el paciente síntomas de insuficiencia cardiaca.

Al principio de la cardiopatía alcohólica el paciente no nota ningún síntoma y los signos al examen físico son bastante pobres. Entre los primeros signos del diagnóstico de esta enfermedad están la fibrilación auricular aguda e intermitente y la hipertrofia del ventrículo izquierdo, detectados en el electrocardiograma y en el ecocardiograma bidimensional y Doppler.

Cuida tu corazón, además de los efectos inmediatos, puede sufrir otros daños a largo plazo.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
runner-ecografia-cardiaca-mini
, , ,

¿Cómo se manifiesta la práctica deportiva en el corazón?

Marta Álvarez Cacho

Actualmente, una de las principales preocupaciones de la población es la de estar en forma. Cada vez somos más los que practicamos con frecuencia alguna modalidad de deporte, pero esto nos plantea varios interrogantes sobre la forma de practicarlo y las consecuencias que tiene en nuestro organismo.

runner-ecografia-cardiaca-mini

La actividad física conlleva una serie de necesidades y respuestas por parte de nuestro organismo. Si el ejercicio sólo se realiza en un determinado momento, de manera aislada, y no se repite en un tiempo (semanas), nuestro organismo tendrá que afrontar esta demanda ocasional e intentará suplir las necesidades de este esfuerzo sin que se produzca ninguna adaptación a largo plazo de nuestro organismo. En cambio, cuando realizamos un ejercicio físico de forma continuada y con mayor duración e intensidad, lo llamaremos entrenamiento. Nuestro organismo irá adaptándose progresivamente a las necesidades que le supone el ejercicio físico, y apreciaremos la repercusión del entrenamiento en el corazón de la siguiente manera:

 

  • Aumento del volumen de las cavidades cardiacas y del grosor muscular del ventrículo izquierdo.

¿Por qué se produce? Al realizar ejercicios aeróbicos de forma regular y con cierta intensidad, se produce un alargamiento de la fibra muscular cardiaca, y por ello, el aumento del tamaño del corazón, y el grosor de sus paredes. Como resultado de este aumento, con cada latido se bombea mayor volumen de sangre y la cantidad de oxígeno que se bombea en cada latido también es mayor.

Durante el ejercicio nuestro organismo necesita un aporte mayor de oxígeno, los vasos sanguíneos sufrirán un “aumento” de su calibre, bien temporalmente durante el ejercicio (vasodilatación), o bien aumentando el diámetro de los vasos de manera constante. Los deportistas de alto nivel, en ejercicios de intensidad, pueden llegar a doblar los valores de gasto cardiaco de los sujetos sedentarios.

La extracción de oxígeno de la sangre por parte del corazón, se realiza al “máximo” incluso estando en reposo. Son las modalidades de ciclismo, carrera de larga distancia, triatlón, remo y boxeo las que provocan un mayor aumento de las cavidades y grosor del músculo cardiaco.

 

  • Disminución de la frecuencia cardiaca.

La bradicardia sinusal (<60 lpm) es una adaptación frecuente en deportes de resistencia. Nos encontraremos ritmos de 45 lpm a 50 lpm en reposo, e incluso en algunos casos menos frecuentes, de menos de 40 lpm. También durante el ejercicio a intensidades submáximas, la frecuencia cardiaca de un atleta entrenando será menor que la de una persona sedentaria, permitiendo mayor tiempo de llenado (diástole) y mejorando por tanto el volumen sistólico.

 

  • Alteraciones en el electrocardiograma basal, consistentes en alteraciones de la repolarización, trastornos de la conducción y algún tipo de arritmia, secundarias a la hipertonía vagal.

 

La manifestación de todos estos cambios se conoce como síndrome del corazón de atleta.

¿Qué es? Una adaptación progresiva del corazón ante la demanda de un ejercicio físico intenso y prolongado en el tiempo.

Los atletas constituyen un grupo de individuos sometidos a un intenso ejercicio físico, en los que su cuerpo responde con importantes adaptaciones morfológicas y funcionales. Es probable que tanto el tamaño del corazón como su capacidad de hipertrofiarse sean producto de una combinación de diversos factores, pero quizás el más importante sea la influencia de los factores hereditarios.

El aumento de la masa muscular del corazón como adaptación al ejercicio físico no es peligroso, este tipo de adaptaciones permitirán al atleta lograr un mayor rendimiento físico.

La cardiomiopatía hipertrófica, es una enfermedad genética que se caracteriza, entre otras cosas, por el aumento del grosor de las paredes del músculo cardiaco, puede presentar síntomas tales como fatiga, dolor torácico, pérdida de conocimiento, o muerte súbita, y su diagnóstico puede verse enmascarado con el síndrome anteriormente descrito.

cardiomiopatia-hipertrofica

El diagnóstico diferencial es muy importante, porque probablemente sea una de las causas más frecuentes de muerte súbita en atletas menores de 35 años.

Es aconsejable interrumpir la práctica de deportes durante un periodo de 3 meses (1) y observar mediante ecocardiografía si la situación se normaliza.

 

“ESCUCHA SIEMPRE A TU CORAZÓN” – Confucio –

 

Referencias:

Perry M. Elliott, Aris Anastasakis, Michael A. Borger, et al. Guía práctica de la ESC 2014 sobre el diagnóstico y manejo de la miocardiopatía hipertrófica. Revista Española de Cardiología. Rev Esp Cardiol. 2015; 68(1):63.e1-e52

http://www.revespcardiol.org/es/guia-practica-clinica-esc-2014/articulo/90372041/

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
strain-portada
, , ,

El estudio de la mecánica ventricular, ¿algo más que la rutina?

Laura Fernández Fernández

El estudio de los parámetros de deformación miocárdica (strain, strain rate…) permite establecer de forma cuantitativa la función sistólica del miocardio. Su uso aporta información muy valiosa en distintos escenarios clínicos y los equipos actuales disponen de la tecnología que permite su cálculo.

 

  • ¿Qué es el strain?

El strain se expresa como un cambio fraccional o porcentaje de cambio en la dimensión de un objeto (strain), y la velocidad a la que sucede este cambio (strain rate), corregido por el tamaño original del objeto.

El corazón es un órgano en continuo movimiento. Las fibras miocárdicas cambian de tamaño y forma en cada contracción cardiaca y, por la disposición espacial que presentan lo hacen en varias direcciones. Consideramos entonces tres tipos diferentes de strain:

  • Longitudinal: Deformación miocárdica en dirección base-ápex
  • Radial: Deformación miocárdica dirigida hacia el centro de la cavidad
  • Strain circunferencial: Acortamiento del ventrículo izquierdo a lo largo del perímetro circular desde el eje corto del plano transversal del ventrículo izquierdo

La cuantificación de la función miocárdica a nivel regional y global, y la evaluación de la frecuencia temporal de los eventos miocárdicos a lo largo del ciclo cardiaco son posibles hoy en día mediante técnicas ecográficas avanzadas utilizando el Doppler tisular y “speckle tracking” o desplazamiento de marcadores acústicos de un frame con respecto al siguiente.

Estas técnicas presentan una notoria ventaja frente a otros métodos que analizan el desplazamiento miocárdico; y es que, pueden diferenciar la contracción activa del movimiento pasivo resultante de la traslación general del corazón o por la tracción de regiones vecinas del miocardio, lo que es especialmente importante en la cardiopatía isquémica.

La metodología depende de la dotación en el equipamiento de cada laboratorio de imagen, pues cada fabricante tiene su propia tecnología.

 

  • ¿Qué pasos debemos seguir?

Para un correcto análisis, debe prestarse atención a una adecuada adquisición de los planos apicales y transversales, evitando un achatamiento de los segmentos del ápex y procurando que los planos en eje corto o transversal sean lo más circulares posible.

Para la evaluación de la deformación en sentido longitudinal, se requieren los planos convencionales de 2, 3 y 4 cámaras desde la ventana apical, y para la evaluación de la deformación radial y circunferencial necesitaremos un plano en eje corto transversal paraesternal del ventrículo izquierdo a nivel de los músculos papilares.

Es necesario también un buen registro electrocardiográfico, y se deben recoger imágenes de 3 ciclos para el procesado. En cuanto a la calidad de la imagen serán aplicables unos pequeños ajustes para mejorar la resolución; como ajustar la anchura del sector y la profundidad de la imagen y prescindir de herramientas como el doble foco para alcanzar un frame rate adecuado (60-110 frames/s utilizando Doppler tisular color, y 40-80 frames/s para el análisis por speckle tracking).

Debido a que la técnica Doppler es muy dependiente del ángulo de insonación, sólo podremos valorar con esta técnica el desplazamiento, strain y strain rate miocárdico en dirección longitudinal de los segmentos basales y medios apicales, quedando muy limitada la medida de estos parámetros en los segmentos apicales y en las direcciones radial y circunferencial. Para el análisis, el volumen de muestra debe ajustarse a la zona de interés dentro del miocardio durante todo el ciclo cardiaco. En el procesado off-line se pueden obtener curvas de velocidad, desplazamiento y strain o strain rate tanto por Doppler tisular como por speckle tracking.

dti

 

imag-1-strain

Imagen 1. Determinación del strain mediante Doppler tisular codificado en color

imag-2-strain

Imagen 2. Determinación del strain por speckle tracking

.

  • ¿Qué ventaja nos hace elegir una técnica frente a la otra?

El estudio de la deformación miocárdica por “speckle tracking” resuelve algunas de las limitaciones del Doppler tisular (la adquisición de los datos es más sencilla, es independiente del ángulo de inclinación del haz ultrasónico, realiza un análisis directo del strain, se pueden realizar múltiples mediciones simultáneas en el plano de la imagen y puede ser analizado con posterioridad a la adquisición de las imágenes) por lo que, en la práctica clínica hoy día es esta metodología la que está consolidada.

 

  • Sistemas de análisis

Tenemos dos sistemas de análisis de strain longitudinal por speckle tracking; manual y automático.

  1. El sistema manual es controlado en todo momento por el operador que analiza las imágenes, y sigue la secuencia: apical longitudinal (3 cámaras), apical 4 cámaras y apical 2 cámaras.

Comenzando por el segmento posterior basal vamos marcando el interior del endocardio hasta llegar al segmento anterior septal basal de la imagen apical 3 cámaras.

imag-3-strain

Imagen 3. Marcaje manual del borde endocárdico en imagen apical longitudinal (3C)

Enseguida el equipo comienza a reconocer todo el miocardio y superpone un ROI a toda la estructura analizable, siendo en ese momento donde podemos desplazarlo y/o estrecharlo si nos parece oportuno.

A continuación aparecen los segmentos que pueden ser analizados para volver a modificar el ROI o conseguir los datos de strain asignados si decidimos aprobarlo.

imag-4-strain

Imagen 4. Propuesta de segmentos analizables por parte del equipo.

El programa calcula los valores de strain para cada uno de los 6 segmentos en los que se divide el ventrículo izquierdo, el global para cada plano y el promediado de los tres planos apicales.

imag-5-strain

Imagen 5. Valores de strain por segmentos y valor de strain global

Repetiremos el mismo procedimiento marcando el borde endocárdico en las imágenes apical 4 cámaras y apical 2 cámaras.

  1. El sistema automático brinda la posibilidad de realizar el marcaje endocárdico mediante la colocación de tres puntos en cada imagen: dos basales y un último apical, en la misma secuencia de imágenes descrita, y en la última etapa del proceso ofrece una imagen en “ojo de buey” con un mapa de color que representa también el strain longitudinal de todos los segmentos analizados y valores del strain global de cada plano.

imag-6-strain

Imagen 6. Representación gráfica del strain longitudinal para cada uno de los planos apicales e imagen de “ojo de buey”.

 

Para calcular el strain radial y circunferencial solo se contempla la opción de análisis manual. El proceso es similar a la obtención manual del strain longitudinal anteriormente descrita. En una adecuada imagen de un plano en eje corto transversal paraesternal del ventrículo izquierdo a nivel de los músculos papilares, vamos trazando el borde endocárdico alrededor de todo su perímetro interno, dejamos que el equipo cubra con un ROI todo el miocardio y lo adaptamos a nuestro criterio si fuera necesario, aprobamos la presentación de segmentos analizables y obtenemos los datos de strain para cada segmento y el strain global solicitados.

Nuestro equipo muestra desde este plano el strain radial y circunferencial de manera simultánea.

 

imag-7-strain

Imagen 7. Valores de strain radial por segmentos

imag-8-strain

Imagen 8. Valores de strain circunferencial por segmentos

Conclusión

La alta sensibilidad del strain y strain rate por ecocardiografía mediante la técnica de speckle tracking para la detección temprana de disfunción miocárdica, hace que esta técnica se convierta en una herramienta rutinaria de valoración clínica. Es interesante que todos los operadores dentro del laboratorio de ecocardiografía conozcan y recojan las imágenes con ciertas características técnicas que llevan a la obtención de estos parámetros. Aun cuando estos operadores no vayan a analizarlas, su tratamiento posterior es posible y siempre ventajoso.

 

Referencias: Mahía Casado.P, “Técnicas de estudio de la deformación basadas en speckle tracking”. En: Aguilar Torres. Río J, Paré Bardera J. Carles, “Libro Blanco de la Sección de Imagen Cardiaca”. Sociedad Española de Cardiología. 2011. P 55-61

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
facebook_dos
, ,

VII Carrera popular del corazón

Marta Álvarez Cacho

El pasado sábado 24 de septiembre se celebró en Madrid la séptima edición de la Carrera popular del corazón. Una vez más la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española del corazón nos animaban a participar y a adoptar hábitos de vida cardiosaludables. Los datos han sido muy buenos, más de 4000 personas participaron en este encuentro.

A las 9 de la mañana comenzaba el recorrido trazado sobre 10.000 metros por la Casa de Campo. La temperatura acompañaba y el ánimo de los participantes hacía de los tramos duros una batalla superable.

Finalizada la carrera, en la plaza de Callao se desarrollaban otras actividades como por ejemplo mediciones de la grasa abdominal y un taller de reanimación cardiopulmonar.

La recaudación de la carrera irá destinada a programas de prevención e investigación de enfermedades cardiovasculares

Ecografía cardiaca también se ha sumado a participar, y quizá lo que no podemos contar con palabras podamos reflejarlo en este vídeo.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
historia-del-eco
, , ,

Ecocardiografía: de los orígenes a la actualidad

Teresa Bertomeu Padín

Sabemos que hoy en día las tecnologías van en aumento debido a los avances en la ciencia, sin embargo; poco nos preguntamos sobre ese “cómo se le ocurriría a alguien” en las cosas que tenemos y utilizamos cada día. Hoy dedicamos nuestra atención al origen y evolución de nuestro equipo de trabajo.

La ecocardiografía se basa en el uso de ultrasonidos para estudiar la estructura y función del corazón y los grandes vasos, todo ello posible gracias a unos cristales piezoeléctricos alojados en una sonda o transductor.

La propiedad de la piezoelectricidad fue observada por primera vez por los hermanos Pierre Curie y Jacques Curie en 1880 estudiando la compresión del cuarzo.

La primera aplicación práctica de la piezoelectricidad surge al final de la Primera Guerra Mundial cuando un físico francés, Paul Langevin, desarrolla el SONAR (SOund NAvigation and Ranging). El SONAR consistía básicamente en un transductor que producía un sonido muy agudo. Este sonido, después de chocar con los cuerpos sumergidos, ya fueran barcos hundidos, peces, ballenas o submarinos eran recogidos nuevamente por el transductor y convertidos en impulsos eléctricos. Cuanto más sólido era el objeto encontrado más fuerte era el eco recibido, y cuanto más tiempo tardaba la señal en regresar, más lejos se encontraba el objeto del transductor. De esta manera, podían detectar los barcos alemanes que con frecuencia se introducían por el canal.

historia-ultrasonidos

Quién podría imaginar en esta época que este método de “visión” iba a servir para la curación de vidas humanas y no para su destrucción.

A partir de ahí la técnica cayó en desuso, hasta que, de nuevo en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, se retomó la investigación sobre los ultrasonidos y fueron utilizados para detectar las grietas que pudieran tener los barcos después del combate.

La aplicación de los ultrasonidos en el diagnóstico médico se desarrolló sobre la base de las investigaciones militares que llevaron al nacimiento del SONAR. La literatura atribuye a el Dr. John J. Wild, un cirujano de Minnesota, como el primer científico en aplicarlos. Wild estudiaba la extensión y gravedad de los daños intestinales que mostraban los pacientes alcanzados por las bombas de los alemanes. Poco más tarde empezaron en Europa estudios aplicados sobre el cerebro (ecoencefalograma), y al mismo tiempo los cardiólogos empezaban a usar los ultrasonidos para estudiar oscilaciones de la válvula mitral.

Los pioneros de la ecocardiografía fueron el físico Helmuth Hertz y el cardiólogo Inge Edler de la Universidad de Lund, Suecia, quienes en 1953 utilizaron la ecografía para el estudio de una estenosis mitral. A pesar de la precariedad instrumental se continuaron logrando registros muy interesantes en modo M que fueron aplicados a otras patologías y presentados en numerosas reuniones científicas.

Gradualmente fue desarrollándose la técnica y fue Harvey Feigenbaum de Indiana, quien ayudó a mejorar las técnicas de registro y almacenamiento de ecocardiogramas e inició la colaboración de ecografistas técnicos con formación específica para llevar a cabo estas pruebas.

En la década de los 50, comienza a utilizarse la emisión de continua de ondas de ultrasonido para medir el flujo de los vasos, basándose en los trabajos descritos por un físico austriaco, Christian Doppler, en 1842. En 1956 S. Satumora, Yoshida y Nimura en Japón fueron los primeros en utilizar el principio de Doppler para detectar el movimiento cardiaco.

En la década siguiente surge el Doppler pulsado, que permite la cuantificación de gradientes valvulares y es incluido en los nuevos equipos junto con la ecocardiografía bidimensional.

Los continuos avances en la digitalización de las imágenes y la creatividad e imaginación de los investigadores han favorecido el progreso en las diferentes modalidades de imagen cardíaca: tomografía computarizada (TC) multicorte, cardiorresonancia magnética (RM), tomografía por emisión de positrones (PET) y ecocardiografía (Eco). En el campo de los ultrasonidos, su alta disponibilidad, su bajo coste y las importantes innovaciones de los últimos años han hecho que en la actualidad más del 25% de los estudios de imagen cardiaca se obtengan mediante la ecografía, y en la práctica diaria es el primer estudio solicitado si hay una sospecha de enfermedad cardiológica.

Siempre es bueno ir por delante de lo que ya tenemos, conocer y probar las últimas novedades en tecnología, y también conocer esos datos antiguos tan curiosos que nos llevan a aprender un poco más acerca de nuestros equipos

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
precaucion-ultrasonidos
, , ,

¿Es realmente la ecografía una prueba médica inocua? Efectos biológicos y recomendaciones de seguridad

 Laura Fernández Fernández

La ecografía es una técnica de imagen que permite visualizar órganos y tejidos blandos del cuerpo mediante la emisión y recepción de ondas de ultrasonido. Estas ondas permiten diferenciar claramente la forma y tamaño de cada estructura, así como su contenido, que puede ser sólido, líquido, gaseoso o mixto.

Gracias a su naturaleza no invasiva, los equipos médicos basados en ultrasonido tienen muy buena acogida en diferentes aplicaciones médicas, haciéndose imprescindible en Obstetricia y Ginecología, Digestivo, Cardiología, Urología, Cirugía vascular etc…

A diferencia de los rayos X, el uso de los ultrasonidos no implica exposición a radiación ionizante, y puede decirse entonces que no representan riesgo para la salud, sin embargo, existen efectos biológicos derivados de su actividad que debemos conocer.

precaucion-ultrasonidos

 

El mecanismo de acción de la radiación ionizante es la ionización y la excitación, y en el caso de los ultrasonidos, es la elevación de la temperatura, la cavitación y diversas formas de estrés relacionadas con la viscosidad.

  • Efectos térmicos: La irradiación ultrasónica puede elevar la temperatura del tejido. Se precisan niveles de intensidad muy elevados para producir una elevación mensurable de la temperatura en el tejido.
  • Cavitación: La irradiación ultrasónica puede provocar la formación de diminutas burbujas de gas o cavidades, que puede producirse por la rotura de enlaces moleculares y la producción de radicales libres, generalmente por disociación del agua.
  • Estrés de viscosidad: Pueden alterar las membranas celulares y las células en interfase.

Un campo acústico suficientemente intenso y prolongado es capaz de producir efectos cuantificables en el tejido. Entonces, es importante considerar todos los parámetros involucrados en la medida de la salida acústica de los equipos de diagnóstico médico por ultrasonido tales como la precisión de la señal medida, la alineación del transductor-sensor, y el cálculo del haz del campo acústico tanto axial como transversal.

En principio, no existe una clara reglamentación para garantizar la adecuada operación de los equipos de diagnóstico médico por ultrasonido.

Para que un fabricante de equipos de diagnóstico médico por ultrasonidos pueda obtener la certificación por parte de la “Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos” (FDA), debe presentar un informe sobre los niveles de la salida acústica de los mismos, y la metodología usada para medir la onda de presión, reconstruir el campo acústico, y calcular los parámetros del campo acústico. En este caso, las intensidades acústicas son comparadas con las intensidades admisibles por las normas.

En el caso de los usuarios finales, es decir, los hospitales y centros de salud, lo ideal sería disponer de un sistema de medida con el fin de realizar pruebas periódicas que verifiquen si sus equipos están operando dentro de los márgenes admisibles, y así garantizar las condiciones de seguridad para empleados y pacientes expuestos a la intensidad acústica.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
aorta-logo
, , ,

¿Conoces la cardiopatía congénita más frecuente en adultos?

Laura Fernández Fernández

Una cardiopatía congénita es toda aquella alteración del corazón y los grandes vasos que se origina antes del nacimiento. La mayoría de estos procesos se deben a un desarrollo defectuoso del embrión durante el embarazo, cuando se forman las estructuras cardiovasculares principales.

Existen varias formas de clasificación, tanto por su fisiopatología como por su presentación clínica. La clasificación más básica es dividirlas en cianóticas y en acianóticas.

Las cardiopatías cianóticas son todas aquellas que presentan cortocircuitos intracardíacos de derecha a izquierda, y por lo tanto su característica clínica más importante es la presencia de cianosis. Las cardiopatías acianóticas son las más frecuentes, y también las más diversas, ya que su única característica común es la que las define: la ausencia de cianosis en su presentación clínica. Dentro de las cardiopatías acianóticas están las cardiopatías con cortocircuito de izquierda a derecha, que constituyen algo más del 50% del total de las cardiopatías congénitas, las cardiopatías obstructivas del corazón izquierdo, y otras menos frecuentes como las insuficiencias valvulares y las cardiopatías obstructivas derechas no cianóticas.

El diagnóstico precoz es fundamental para el tratamiento de estas enfermedades del corazón, cuyo pronóstico es muy favorable debido a los avances de la tecnología.

La válvula aórtica bicúspide es la anomalía cardiaca congénita más frecuente en la edad adulta, con una incidencia de un 1– 3% de la población.

Habitualmente está constituida por dos valvas desiguales. En ecocardiografía, la morfología típica se observa en el eje corto paraesternal, visualizando dos velos con apertura normal y en ocasiones un rafe correspondiente a la fusión valvular.

Ao-bicúspide-blog
En el eje largo paraesternal, la válvula aórtica bicúspide presenta una apertura sistólica excéntrica.

Ao-cierre-eco

Las complicaciones asociadas a esta anomalía son: dilatación de la raíz aórtica, estenosis y/o regurgitación aórtica, endocarditis infecciosa, y con menor frecuencia la disección y rotura aórtica.

El seguimiento requiere un control de la hipertensión y exámenes periódicos mediante técnicas de imagen.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
master teco
, , ,

Nueva edición del Máster de Técnico en Ecocardiografía

Marta Álvarez Cacho

Hace pocos días que comenzó el plazo para la inscripción en el Máster de Técnico en ecocardiografía para el próximo curso 2016-17, una experiencia que años atrás para mí fue única y que animo a que realicéis.

 

Actualmente, las enfermedades cardíacas representan la primera causa de muerte no traumática en nuestro país. Nos encontramos con una población generalmente adulta, en la que encontramos todo tipo de patologías (enfermedad coronaria, HTA, cardiopatía isquémica, enfermedades sistémicas, cardiopatías congénitas, etc ) . Algunas de ellas genéticas y otra gran mayoría debida al tipo de vida y alimentación que llevamos.

La gran disponibilidad de equipos, su versatilidad de movimientos, y amplia gama de prestaciones sitúan a la ecocardiografía como el “método primario” para el estudio de pacientes con sospecha o diagnóstico de estas enfermedades.  Y en estas situaciones tiene un importante papel la figura del técnico en ecocardiografía.

 

La formación de técnicos en ecocardiografía, tal como se contempla en la actualidad, exige de una formación previa como técnico en radiología (Real Decreto 770/2014),  , y en opinión de las principales sociedades científicas dedicadas a este área (EAE, ASE, SEC), la complejidad de este procedimientos diagnósticos  exige formación teórica y entrenamiento continuados, sin los cuales las competencias y habilidades no pueden adquirirse ni mantenerse.

 

La Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Asociación de Ecocardiografía de la Sociedad Interamericana de Cardiología (ECOSIAC) y la Universidad Complutense de Madrid (UCM) organizan anualmente el Máster de Técnicos en Ecocardiografía (Sonocardiografistas). Se trata de un programa de formación diseñado para aprender desde cero los conocimientos y habilidades necesarios para realizar ecocardiogramas que, posteriormente van a ser interpretados por un cardiólogo experto en imagen cardiaca. El alumno dispone de una serie de clases teóricas y una formación práctica presencial en los principales laboratorios de imagen cardiaca del país.

 

En las primeras ediciones toda la carga lectiva teórica se realizaba de manera presencial, casi todos los compañeros residíamos en Madrid, pero algunos venían de otras localizaciones como Vitoria, Barcelona, Toledo, con los que intercambiamos vivencias, anécdotas, métodos de trabajo… Fue un año muy intenso de estudio, pero todo esfuerzo tiene su recompensa.

 

La mayoría de las clases teóricas las recibimos en la Universidad Complutense de Madrid, quien nos facilitó a través de su Laboratorio de Anatomía Patológica, muestras para una mejor comprensión de la anatomo-fisiopatología del corazón.

 

Foto anatomía corazón

Clase teórico-práctica de anatomía cardiaca en la Facultad de Medicina de la UCM.

 

Además, el Master nos propuso una práctica en la Fundación Nacional Centro de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), donde conocimos las prácticas en investigación animal, nuevos estudios que se estaban realizando y parte de los objetivos de esas investigaciones. En ese taller pudimos tomar algunos planos ecocardiográficos en ratones.

 

Foto ratones

Clase teórico práctica en CNIC

 

Para que esta formación pueda llegar a más profesionales, se ha diseñado un modelo de formación teórica on-line que evita el continuo desplazamiento de los alumnos y permite compatibilizar el estudio con la vida diaria y otras actividades.

 

A la hora de realizar las prácticas, la organización del Máster cuenta con un gran número de centros colaboradores en diferentes ciudades de España y en otros territorios hispanoamericanos.

 

Se realizan, normalmente, dos rotaciones. En mi caso, mi primera rotación fue en el Instituto Cardiológico de La Universidad Complutense de Madrid. Lo recuerdo con cariño ya que fue mi primera toma de contacto con la ecocardiografía y desde el primer momento, todo el personal desde los médicos hasta la secretaria, se volcaron con los técnicos que por allí pasamos. Fue una rotación breve ya que, debido a la crisis, sufrió su cierre por aquel entonces. Por lo que mi segunda rotación llegó antes de tiempo y fue en el Hospital Universitario La Paz, el cual, en su laboratorio de Imagen Cardiaca ya contaba con técnicos. Allí, puedo decir que crecí como técnico. Es un Hospital muy grande, con un listado muy amplio de pacientes y tuve la gran suerte de formarme con un equipo de profesionales ejemplar, que con paciencia y dedicación me enseñaron a desarrollar mis propios métodos de trabajo.

 

Ahora tienes la oportunidad de formarte en esta técnica, completa los trámites iniciales  y solicita tu plaza para realizar el Máster. El plazo de presentación de documentación es el 10 de julio de 2016.

 

En este caso es mi experiencia, pero podría ser la de cualquiera de vosotros. Espero que os haya servido de ayuda y si os animáis a inscribiros, después nos contéis la vuestra.

 

“Donde quiera que vayas, deja que tu corazón te lleve” – Confucio

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page
Tako-tsubo-mini
, , ,

Que nada te rompa el corazón (Tako-Tsubo)

–  Marta Álvarez Cacho

Muchos son los autores que, a lo largo del tiempo, han tratado de describir el amor sin llegar a un acuerdo. Y es que no es algo fácil de definir, se trata de un fenómeno complejo y con muchas facetas que, además, se experimenta de muy diferente forma según el tipo de relación; amor platónico, amor infantil, amor imposible, amor maternal, amor propio, amor verdadero…

Cuando nos enamoramos nos sentimos excitados, llenos de energía y tenemos una percepción de la vida magnífica. En cambio, en una situación de estrés como puede ser al perder a un ser querido, vivimos una situación emocional tan intensa, que puede rompernos literalmente el corazón.

El “síndrome del corazón roto” o síndrome de Tako-Tsubo presenta síntomas similares a los de un ataque cardíaco, como dolor en el pecho y dificultad para respirar. Pero normalmente es temporal, no deja secuelas, y no afecta a las arterias coronarias como un infarto, sino al músculo cardíaco.

¿Pero, qué lo provoca? Según un estudio publicado a mediados de 2009 en la revista American Journal of Cardiology1, este trastorno parece deberse a un aumento en el nivel de hormonas relacionadas al estrés, como la adrenalina. Las arterias no se ocluyen, sino que es el músculo cardíaco el que se resiente y debilita, hasta el punto de que el ventrículo izquierdo adquiere una forma cónica.

Tako-tsubo

Este síndrome debe su nombre a la similitud entre la forma que adquiere el ventrículo izquierdo visto por ventriculografía y una especie de vasija de cerámica que utilizaban los japoneses como instrumento para cazar pulpos.

Tako-tsubo

“El amor, como el arte es una droga aparte que tomas sin saber que te dan” Psiconautas – Love of lesbian.

No disponemos de estudios suficientes para decir que la química de nuestro cuerpo se altera, pero resulta interesante ver la relación de las hormonas segregadas por nuestro organismo cuando nos enamoramos. La dopamina y la norepinefrina son los químicos neurotransmisores responsables de los cambios en nuestro comportamiento en estos casos.

Sea amor o desamor cuida de tu corazón, en medio de esta vorágine hormonal no está libre de complicaciones, aunque científicamente, como hemos señalado, no deje cicatrices.

1- Venkatesan Vidi MD, Vinutha Rajesh MD, Premranjan P. Singh MD, et al. Clinical Characteristics of Tako-Tsubo Cardiomyopathy . American Journal of Cardiology, The. 2009. 104; 578-582

 

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page