Transductor Pedoff
, , ,

CLÁSICOS IMPRESCINDIBLES

Laura Fernández Fernández

A pesar del continuo y significativo avance de las técnicas de diagnóstico en medicina, algunas de las pruebas más utilizadas, que pueden considerarse como clásicas, continúan manteniéndose en la actualidad.

El electrocardiograma (ECG) puede considerarse un ejemplo muy notorio de estas pruebas, pues mediante una exploración sencilla, rápida, no dolorosa y relativamente económica, continúa proporcionando una información básica y fundamental que no es posible obtener a través de otra exploración, y su utilización va más allá del propio ámbito del estudio del cardiópata.

En imagen, el modo M fue una de las primeras modalidades de ecocardiografía, anterior a la imagen bidimensional. Es una técnica monodimensional en la que se detectan los movimientos de una estrecha porción del corazón, y donde las mejores imágenes se consiguen cuando el haz de ultrasonidos incide perpendicularmente con las estructuras cardíacas.

El modo M tiene la ventaja de que posee una alta resolución temporal, y hoy día se utiliza para estudiar estructuras que se mueven con rapidez, por ejemplo las válvulas cardíacas, ya que con esta modalidad se pueden obtener hasta 1000 imágenes/s.

Los registros en modo M siempre están guiados por ecografía bidimensional, con el fin de obtener una buena alineación del cursor en los distintos planos.

Modo-M-blog

Registro en modo M a través de la válvula mitral

La gravedad de la estenosis aórtica se evalúa mediante ecografía Doppler transtorácica. Es la técnica de elección para la estimación de la gravedad de la enfermedad mediante la medida de la velocidad máxima del flujo aórtico. Asimismo, la técnica permite el cálculo del gradiente transvalvular sistólico máximo y medio y el cálculo del área valvular mediante la ecuación de continuidad. Y para este artículo, es otra prueba notoria de la perdurabilidad de técnicas o sistemas más antiguos.

El error más frecuente en la evaluación ecocardiográfica de la estenosis aórtica es la infraestimación de la gravedad debido a la interrogación no totalmente coaxial del chorro aórtico con el haz de ultrasonidos Doppler y, para solventar estas limitaciones, hay sondas especialmente diseñadas, como el transductor Pedoff o lápiz ciego, para realizar determinaciones espectrales con Doppler continuo sin imagen bidimensional.

Transductor Pedoff

Transductor Pedoff

 

Un operador entrenado puede crear una ventana destinada a evaluar la estructura de su interés cuando desea examinar a un paciente con hallazgos no convencionales. Aunque la tecnología actual permite una buena alineación del Doppler continuo guiado por la imagen bidimensional, la evaluación con una sonda de Doppler «ciego» en distintas ventanas ultrasónicas consigue gradientes transvalvulares mayores, sobre todo en el plano paraesternal derecho.

Más de 35 años después, el mantenimiento de los clásicos que han ayudado a varias generaciones de operadores sigue siendo imprescindible, y por más que avance la tecnología, no tienen competencia.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page