, , ,

¿Conoces la cardiopatía congénita más frecuente en adultos?

Laura Fernández Fernández

Una cardiopatía congénita es toda aquella alteración del corazón y los grandes vasos que se origina antes del nacimiento. La mayoría de estos procesos se deben a un desarrollo defectuoso del embrión durante el embarazo, cuando se forman las estructuras cardiovasculares principales.

Existen varias formas de clasificación, tanto por su fisiopatología como por su presentación clínica. La clasificación más básica es dividirlas en cianóticas y en acianóticas.

Las cardiopatías cianóticas son todas aquellas que presentan cortocircuitos intracardíacos de derecha a izquierda, y por lo tanto su característica clínica más importante es la presencia de cianosis. Las cardiopatías acianóticas son las más frecuentes, y también las más diversas, ya que su única característica común es la que las define: la ausencia de cianosis en su presentación clínica. Dentro de las cardiopatías acianóticas están las cardiopatías con cortocircuito de izquierda a derecha, que constituyen algo más del 50% del total de las cardiopatías congénitas, las cardiopatías obstructivas del corazón izquierdo, y otras menos frecuentes como las insuficiencias valvulares y las cardiopatías obstructivas derechas no cianóticas.

El diagnóstico precoz es fundamental para el tratamiento de estas enfermedades del corazón, cuyo pronóstico es muy favorable debido a los avances de la tecnología.

La válvula aórtica bicúspide es la anomalía cardiaca congénita más frecuente en la edad adulta, con una incidencia de un 1– 3% de la población.

Habitualmente está constituida por dos valvas desiguales. En ecocardiografía, la morfología típica se observa en el eje corto paraesternal, visualizando dos velos con apertura normal y en ocasiones un rafe correspondiente a la fusión valvular.

Ao-bicúspide-blog
En el eje largo paraesternal, la válvula aórtica bicúspide presenta una apertura sistólica excéntrica.

Ao-cierre-eco

Las complicaciones asociadas a esta anomalía son: dilatación de la raíz aórtica, estenosis y/o regurgitación aórtica, endocarditis infecciosa, y con menor frecuencia la disección y rotura aórtica.

El seguimiento requiere un control de la hipertensión y exámenes periódicos mediante técnicas de imagen.

3 comentarios
    • Laura Fernández
      Laura Fernández Dice:

      La persistencia de la vena cava superior izquierda es una anomalía del sistema venoso sistémico, tiene una prevalencia del 0,1-0,5% de la población habitualmente sin otro defecto cardiaco asociado. En cambio, en cardiópatas congénitos la incidencia si es mayor, variando entre el 2-5%.

    • Juan Felipe Ortega
      Juan Felipe Ortega Dice:

      Muy buena pregunta y acertada respuesta Laura. En nuestro laboratorio seguimos a estos pacientes tambien y es cierto que con cardiopatia congénita la incidencia es mayor.

Los comentarios están desactivados.