Hasta el siglo XVII se remonta la inquietud por el estudio y registro de la actividad electricidad generada en los tejidos humanos y animales. Pruebas con ranas, perros y seres humanos fueron progresando en medicina a lo largo de los años hasta lograr sistemas de detección o tratamiento de ciertas patología cardiacas, como los  electrocardiógrafos o desfibriladores.

En 1903, el holandés Willem Einthoven (1860-1927), construyó el primer aparato de registro electrocardiográfico de aplicación clínica: un galvanómetro de cuerda, utilizando un filamento fino de cuarzo revestido en plata, que registra la corriente que produce el corazón y en el que la inercia del elemento sensible está reducido al mínimo.

hist elect 1

Einthoven describió las derivaciones bipolares I, II, y III imaginando el corazón en el centro de un triángulo hipotético. Las manos y uno de los pies se sumergían en una jarra con solución salina. Representación en sí  mismo del triángulo de Einthoven.

Diseñó el papel de registro y asignó las letras P, Q, R, S, T y U a las diferentes deflexiones que recogía fruto de la actividad eléctrica del corazón. Describió los signos electrocardiográficos  de varios desórdenes cardiovasculares como la hipertrofia de cavidades ventriculares y auriculares, las melladuras de QRS, los extrasístoles ventriculares, bigeminismo ventricular, el flutter auricular y el bloqueo completo, estableciendo las bases para futuros informes que se desarrollaron sobre los electrocardiogramas.

En 1924 recibe el Premio Nobel de Medicina o Fisiología por sus descubrimientos.

El galvanómetro de cuerda, cayó en desuso, a pesar de su sensibilidad, debido que tenía grandes dimensiones, pesaba más de 250 Kg,  y se necesitaban de 4 a 5 personas para su manejo.

En el año 1928, la compañía Frank Sanborn produce el primer electrocardiógrafo portátil. Pesaba unos 25 Kg y funcionaba con una batería de 6 V.

El continuo desarrollo de la tecnología ha facilitado progresivamente el transporte y manejo de estos equipos hasta llegar a los electrocardiógrafos actuales.

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page