La Tomografía Computarizada (TC)

La Tomografía Computarizada (TC) es una de las herramientas más valiosas en el mundo de la imagen en cardiología. Es la primera técnica que permite valorar con mucho detalle y de manera no invasiva el estado de las arterias coronarias, lo cual ha abierto nuevas posibilidades en el diagnóstico de la cardiopatía isquémica, causa principal de fallecimiento en los países desarrollados. También resulta primordial en otras indicaciones como la búsqueda de anomalías coronarias, la valoración de la permeabilidad de los bypass coronarios, entre otras.

TCMD. Coronariografía. Reconstrucción 3D. Vista anterior y posterior

TCMD. Coronariografía. Reconstrucción 3D. Vista anterior y posterior

Los estudios de TC por su excelente resolución espacial, pueden valorar con gran detalle las estructuras cardiacas, y ser de utilidad cada vez en mayor número de situaciones.

ParámetroTC 64 detectoresRM cardiacaEcocardiografía
Resolución temporal (ms)50-20020-5010-50
Resolución espacial (mm)0,51,0-2,00,5-1,0
Tiempo de adquisición5-10 s45-60 min10-20 min

Preparación del paciente para el estudio:

Se debe conocer la historia clínica del paciente (factores de riesgo cardiovasculares, antecedentes de cardiopatía isquémica previa, etc.). Es deseable que la frecuencia cardiaca del paciente se encuentre por debajo de 60 lpm y sea estable, siendo necesario administrar un betabloqueante antes de realizar el estudio, por lo que debemos tener información de la función cardíaca y la medicación que esté tomando.
Aunque su empleo no es generalizado, el uso de un vasodilatador mejorará la visualización de los vasos, especialmente los distales. Se administra sublingualmente cuando el paciente está tumbado en la mesa del gantry del equipo TC.

Adquisición del estudio:

El corazón es un órgano en continuo movimiento. Para obtener imágenes de calidad, los estudios de TC cardiaca sincronizan el ECG con la adquisición tomográfica, consiguiendo una imagen muy nítida del corazón. Los electrodos deben colocarse, si es posible, fuera del campo de estudio para evitar posibles artefactos. Lo más importante es conseguir un buen trazado de ECG, donde la onda R sea alta y la onda T sea baja, para que los datos sean adquiridos en la fase cardíaca correcta.
Existen dos métodos básicos para obtener las imágenes por TC:

• Adquisición prospectiva: Se caracteriza por la emisión de radiación durante un tiempo limitado del intervalo R-R en el ECG. Es decir, se utiliza sólo un fragmento del ciclo cardiaco para generar las imágenes.

El protocolo funciona con técnica de “step-and-shoot”: dispara en un segmento del primer latido y en el siguiente la mesa se mueve (latido 2), nuevamente se detecta un QRS y dispara el tubo (latido 3), en el siguiente se mueve la mesa (latido 4), etc., hasta que se completa el volumen de exploración.

El resultado final es una reducción significativa de la dosis de radiación, ya que el tubo de RX está encendido durante una fracción pequeña del estudio, pero al no incluirse la totalidad del ciclo cardiaco se limita la evaluación funcional y valvular, y la medición de los diámetros de cavidades y grosor de sus paredes.
Este protocolo se emplea para hacer los estudios de score de calcio, a fin de cuantificar el calcio en las arterias coronarias.

• Reconstrucción retrospectiva: En esta modalidad se emite radiación durante la totalidad de varios ciclos cardiacos, incluidas sístole y diástole máximas.

El paciente avanza de forma lenta por el escáner mientras el equipo adquiere imágenes de forma continua. Posteriormente se emplea el ECG para seleccionar las imágenes en el mismo momento del ciclo cardiaco.

Este tipo de adquisición permite cambiar entre fases del ciclo con el fin de evitar artificios de movimiento cardiaco. La principal desventaja es la mayor dosis de radiación debido a la radiación constante y por el mayor tiempo de adquisición, resultado del lento avance de la mesa.

Este protocolo se emplea en los estudios de arterias coronarias.

El score de calcio es la aplicación más sencilla de la cardio TC, ya que no necesita contraste ni premedicación. Se utiliza en la valoración del riesgo cardiovascular en pacientes asintomáticos.
Su uso se considera apropiado en pacientes englobados en un grupo de riesgo intermedio y en aquellos con historial familiar de enfermedad coronaria (EAC).
Debido a que el calcio es un marcador de enfermedades de EAC, la cantidad de calcio detectada en una exploración de TAC cardíaca es una útil herramienta pronóstica.

En la coronariografia no invasiva mediante TC, es factible valorar todo el árbol coronario en la mayoría de los pacientes, con unas cifras muy altas de sensibilidad (98%) y especificidad (90%). Si un estudio es técnicamente correcto y tiene resultado negativo, se puede descartar la presencia de enfermedad coronaria obstructiva. En caso de encontrar lesiones aparentemente significativas, esta técnica es menos segura para el diagnóstico, pudiendo sobrestimar la gravedad de las lesiones y encontrar falsos positivos.

Su uso se considera apropiado en:

  • Pacientes sintomáticos con riesgo bajo o intermedio en los que se desea descartar enfermedad coronaria,
  • Pacientes en los que el ECG no es interpretable, o en los que no es posible realizar un test de detección de isquemia
  • En pacientes con test de detección de isquemia dudosa o invalorable.

Los estudios coronarios con esta técnica necesitan contraste yodado, por lo que se debe tener precaución en pacientes con enfermedad renal o con historia de alergia al contraste.

Un estudio de TC es una sucesión de imágenes axiales (300-400) obtenidas en el mismo momento del ciclo cardiaco que barren el corazón desde los grandes vasos a la punta. Estas imágenes se pueden combinar en reconstrucción multiplanar para obtener imágenes en otros planos del espacio, o combinarlas en la representación de un volumen. También es posible hacer reconstrucciones curvas que sigan el recorrido de la coronaria y analicen la luz en todo su trayecto.

La cardio-TC se puede combinar con otras secuencias dentro de protocolos de estudios complejos, valorando la morfología de estructuras cardiacas y vasculares torácicas, así como los volúmenes cardiacos, la función sistólica ventricular e incluso la viabilidad miocárdica.

TCMD. Coronaria izquierda, Descendente Anterior.

Un estudio de TC es una sucesión de imágenes axiales (300-400) obtenidas en el mismo momento del ciclo cardiaco que barren el corazón desde los grandes vasos a la punta. Estas imágenes se pueden combinar en reconstrucción multiplanar para obtener imágenes en otros planos del espacio, o combinarlas en la representación de un volumen. También es posible hacer reconstrucciones curvas que sigan el recorrido de la coronaria y analicen la luz en todo su trayecto.

La cardio-TC se puede combinar con otras secuencias dentro de protocolos de estudios complejos, valorando la morfología de estructuras cardiacas y vasculares torácicas, así como los volúmenes cardiacos, la función sistólica ventricular e incluso la viabilidad miocárdica.

TCMD.  Estudio de contornos cardiacos.

TCMD. Estudio de volúmenes del ventrículo izquierdo

Comparte...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page