, , ,

¿Es realmente la ecografía una prueba médica inocua? Efectos biológicos y recomendaciones de seguridad

 Laura Fernández Fernández

La ecografía es una técnica de imagen que permite visualizar órganos y tejidos blandos del cuerpo mediante la emisión y recepción de ondas de ultrasonido. Estas ondas permiten diferenciar claramente la forma y tamaño de cada estructura, así como su contenido, que puede ser sólido, líquido, gaseoso o mixto.

Gracias a su naturaleza no invasiva, los equipos médicos basados en ultrasonido tienen muy buena acogida en diferentes aplicaciones médicas, haciéndose imprescindible en Obstetricia y Ginecología, Digestivo, Cardiología, Urología, Cirugía vascular etc…

A diferencia de los rayos X, el uso de los ultrasonidos no implica exposición a radiación ionizante, y puede decirse entonces que no representan riesgo para la salud, sin embargo, existen efectos biológicos derivados de su actividad que debemos conocer.

precaucion-ultrasonidos

 

El mecanismo de acción de la radiación ionizante es la ionización y la excitación, y en el caso de los ultrasonidos, es la elevación de la temperatura, la cavitación y diversas formas de estrés relacionadas con la viscosidad.

  • Efectos térmicos: La irradiación ultrasónica puede elevar la temperatura del tejido. Se precisan niveles de intensidad muy elevados para producir una elevación mensurable de la temperatura en el tejido.
  • Cavitación: La irradiación ultrasónica puede provocar la formación de diminutas burbujas de gas o cavidades, que puede producirse por la rotura de enlaces moleculares y la producción de radicales libres, generalmente por disociación del agua.
  • Estrés de viscosidad: Pueden alterar las membranas celulares y las células en interfase.

Un campo acústico suficientemente intenso y prolongado es capaz de producir efectos cuantificables en el tejido. Entonces, es importante considerar todos los parámetros involucrados en la medida de la salida acústica de los equipos de diagnóstico médico por ultrasonido tales como la precisión de la señal medida, la alineación del transductor-sensor, y el cálculo del haz del campo acústico tanto axial como transversal.

En principio, no existe una clara reglamentación para garantizar la adecuada operación de los equipos de diagnóstico médico por ultrasonido.

Para que un fabricante de equipos de diagnóstico médico por ultrasonidos pueda obtener la certificación por parte de la “Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos” (FDA), debe presentar un informe sobre los niveles de la salida acústica de los mismos, y la metodología usada para medir la onda de presión, reconstruir el campo acústico, y calcular los parámetros del campo acústico. En este caso, las intensidades acústicas son comparadas con las intensidades admisibles por las normas.

En el caso de los usuarios finales, es decir, los hospitales y centros de salud, lo ideal sería disponer de un sistema de medida con el fin de realizar pruebas periódicas que verifiquen si sus equipos están operando dentro de los márgenes admisibles, y así garantizar las condiciones de seguridad para empleados y pacientes expuestos a la intensidad acústica.